Villancico para cantar
cualquier día del año.

Tenemos que ir a verle,
él es un niño-dios.
Nació en la casa apuntalada.
(No es Navidad en las iglesias.)
Él es un niño-dios.
Su padre gana poco y bebe mucho.
(Las varas no florecen en su mano.)
Él es un niño-dios.
Su madre va por las esquinas.
(Jamás ha visto ningún ángel.)
Èl es un niño-dios.
No tiene cuna ni pesebre,
ni hay buey ni mula. (Sólo un gato.)
Él es un niño-dios.
No irán pastores a adorarle.
No habrá presente de los Magos.
(Falta la estrella que los guíe.)
Él es un niño-dios.
Hay mil herodes que lo acechan,
no hay Egipto que los acoja.
La cruz le espera a cada paso.
Él es un niño-dios.
Nació en la casa apuntalada,
es feo, triste y malpocado.
Pero tenemos que ir a verle;
besar sus pies desnudos
(acaso nos perdone nuestras culpas),
porque es un niño dios.

Ángela Figuera Aymerich (1902-1984)
Material de Lectura 59
Selección y nota introductoria
de Carmen Alardín.
UNAM, México, s/f

Un poema al día, para que quienes puedan se lo pongan encima y lo atesoren en la memoria. Selección de Felipe Garrido.

Miguel Ángel Porrúa, editor; Academia Mexicana de la Lengua; Creadores Eméritos FONCA.

Si te gustó, ¡compártelo!