Desde que nacemos aprendemos de todo lo que nos rodea, porque con nuestros cinco sentidos conocemos el mundo y lo que vemos y escuchamos de nuestra familia, y nuestras amistades también nos enseñan sobre lo que se espera de ser niña o niño.

Las niñas y los niños se diferencian por sus rasgos físicos, sin embargo, son iguales al tener los mismos derechos. ¡¡¡Así es, niños y niñas son iguales!!! Se debe recibir el mismo trato sin distinguir color de piel, sexo, género, idioma, religión, origen nacional y social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

¿Sabías que existe un documento internacional que respalda los derechos de los más jóvenes? Se llama Declaración de los Derechos de las niñas y los niños, este documento dice que tanto niñas como niños deben ser tratados de igual manera. Sí, así es. Todas las personas que te rodean están obligadas a tratar igual a niñas y niños. Y algo muy importante: tú puedes hacer las mismas cosas de acuerdo con tu edad, tus habilidades y gustos.

¿Te has preguntado alguna vez por qué las niñas y los niños reciben un trato distinto? ¿Has escuchado… las niñas no juegan al futbol y los niños no deben llorar, las niñas deben ser delicadas y los niños tienen que ser fuertes? Quizá has escuchado muchas frases más. ¿Recuerdas alguna?

Es común oír a las personas decir esas frases o actuar de manera diferenciada entre hombres y mujeres; sólo repiten frases y acciones aprendidas desde su niñez. Esto no quiere decir que las cosas siempre van a ser así, afortunadamente hay muchas personas que cues­tionan la educación desigual que recibieron en su infancia y están criando a sus hijas e hijos de forma igualitaria. ¿En tu casa es común que mujeres y hombres hagan las mismas cosas?

¿Quieres saber cómo han cambiado las cosas a lo largo de los años? Es muy fácil, pregúntale a tu abuela y abuelo, a tu madre y padre qué actividades no podían hacer en su juventud y que tú ahora haces sin ningún problema. Eso te dará una idea.

Recuerdo que cuando era niña siempre soñé jugar con piezas y herramientas para armar robots, pero mis papás nunca me compraron esos juguetes porque decían que eran juegos de niños. También le pasó a mi hermano cuando jugaba conmigo a cuidar a mis muñecas: lo regañaban porque decían que eso no era juego de niños. ¿Crees que hay unos juguetes y actividades exclusivos para niñas y otros para niños, o todos podemos jugar con los mismos sin distinción?

Imagina un mundo distinto donde niñas y niños puedan hacer las mismas actividades sin recibir comentarios negativos que limiten su imaginación: a eso se le llama igualdad y todos los días debes practicarla para tener los mismos derechos.

Si tuvieras la oportunidad de realizar alguna actividad que nunca has hecho ya que te han dicho que es para los otros, ¿cuál sería?, ¿cómo te imaginas haciéndola?

Si te gustó, ¡compártelo!