No lo podía creer. Caminaba por uno de sus prados interminables y solitarios, y alcancé a distinguir una mesa. Ni un alma, sólo la mesa dispuesta con un garrafón de jugo, vasos y un cesto para basura. Averigüé de qué se trataba y resulta que los agricultores lo disponen para que tomes y pruebes el sabor de sus manzanas. Hay un número de teléfono por si te gustó, llamas y acuerdas la compra con el dueño.

Pero iba de sorpresa en sorpresa, porque descubrí que en algunas casas tienen huertos al lado, para su consumo personal y para la venta. Llegué a comprar y no había nadie, sólo estaban los productos: frutas, huevos, jugos, verduras con los precios marcados y una caja con dinero. Un autoservicio de primer nivel: eliges, anotas en una libreta lo que tomas (para el inventario, supongo) haces tu cuenta, pagas, tomas tu cambio y te vas;  ni quien verifique tu decencia, no hay necesidad, es un valor entendido.


Suiza está entre los cinco países más ricos del mundo, según su PIB per cápita que ronda los 85,000 dólares anuales.


Igual en el campo que en la ciudad, Suiza se mueve con el tic-tac de sus relojes. Los trenes llegan a la hora y la variedad de sus quesos da para comer uno distinto cada día del año. Es un lugar fantástico para recrear tiempos de infancia, donde los dueños se niegan a vender sus tierras a las inmobiliarias y prefieren que en ellas sigan pastando sus vacas. Pobres, ricos y millonarios, igual, caminan igual por sus calles, viajan en trenes o se sientan en cualquier parque sin ser custodiados por guaruras o y sin necesidad de aparentar para ser aceptados.


El país helvético es famoso por sus chocolates, relojes, navajas, quesos, bancos, trenes, pero también por poseer uno de los niveles de vida más altos del mundo.


Sólo son personas que transitan y se mueven con libertad, una garantía individual que cada día es más apreciada. Es un país con un elevado nivel de vida. Mientras otros aún discuten conceptos de libertad y democracia, aquí ya dieron la vuelta y han retomado el valor de la tierra, la naturaleza y todos sus recursos.

Si te gustó, ¡compártelo!