¿Cuántas personas habremos fantaseado con tener poderes como los de Wolverine, el personaje de Los Hombres X, que puede curar sus heridas sin necesidad de ir al médico? La verdad, ni idea. Lo que sí puedo decir es que para un animal que habita en los lagos de México central no es un sueño, sino una realidad. 

El ajolote mexicano,  que vive en los canales de Xochimilco, si pierde una extremidad, puede regenerarla por completo, incluyendo huesos, nervios y músculos. También puede reparar su médula espinal en caso de sufrir algún daño. 

Su nombre viene del náhuatl axolotl: atl-agua y xolotl– monstruo; monstruo acuático. Desde luego, no es tal cosa, es un anfibio que tiene una aleta dorsal que llega hasta su cola, y posee branquias laterales externas. Pero su aspecto poco común para los ojos humanos no lo salvó de ser considerado un platillo exquisito para el paladar durante la época prehispánica. De eso ni sus poderes lo salvaban. 

Sin embargo, esta especie única de México, que cuenta con 32,000 millones de pares de bases de ADN, 10 veces mayor que el genoma humano, y que es estudiada por científicos de diferentes partes del mundo, ha disminuido considerablemente su población debido a la reducción de los lagos en el valle central del país y la contaminación del agua donde habitan.

Entonces, la pregunta sería: ¿qué deberíamos hacer para asegurar su supervivencia? 

Si te gustó, ¡compártelo!